Category: Editorial


Scribo ergo sum

De las pocas cosas que conozco sobre la escritura sé que esta no es la mejor forma de iniciar un escrito y, aunque considero al igual que muchos autores que las primeras líneas son importantes me gustaría pensar que al menos hoy no caeré en el prejuicio de la relevancia del primer párrafo. Es mas, ya con algo de suerte seguiré escribiendo como ustedes leyendo. Para los que en su oportunidad me leyeron, o si es su primera vez por acá y tuvieron tiempo de pasearse a través de las entradas del blog habrán descubierto que mi primer post de este blog lo escribí en el año 2010 y al leerlo nuevamente puedo confesar que no entendí nada de lo que puse, fue como leer a otra persona, bueno de hecho, fue otra persona que lo escribió.

Casi han pasado 7 años de esa publicación y la persona que “Tomó la decisión” de escribir dejó de hacerlo, al menos por la gran mayoría de los motivos que lo incitaron en primera instancia, ya que en aquel entonces fue principalmente por la novedad tardía de tener un blog y, en este momento… pues básicamente es la necesidad de apartarme un poco de lo cotidiano y ordenar un poco mis ideas, no es que las considere muy importantes pero sí lo son para mi.

En Noviembre del 2016 me embarqué en la aventura de escribir una novela de 50 mil palabras, pero por qué esa cantidad? pues quizás no lo sepan pero existe a nivel internacional un reto llamado NaNoWriMo que corresponde a National Novel Writing Month y pide escribir una novela de 50 mil palabras durante el mes de noviembre, logré con dificultad apenas unas 14 mil palabras luego de haber invertido las dos primeras semanas prácticamente en pensar toda la novela, sus matices, hilos e incluso buscar imágenes sobre el género que adopté en la novela y, luego mantener la carga profesional y personal con el equilibrio requerido, considero que haber alcanzado el 28% de la meta no estuvo mal para ser mi primera vez, pero sí debo reconocer las oportunidades de mejora que este reto me dejó. Aún sigo con la novela pero no he logrado mantener el foco por más de 15 minutos y cuando creo que ya llegó la inspiración se va sin dejar rastro alguno.

Otro motivo por el cual esta entrada editorial existe es para llevar un pequeño registro de las metas que me he propuesto para el 2017, quizás abandone todo en febrero, quizás dure un poco más y puede que probablemente ya dejaron de leer este intento de editorial y ya no tiene sentido que yo continúe escribiendo. Aunque… si termino las metas propuestas será muy gratificante y quiero compartirlas desde el inicio con todo aquel que desee acompañarme.

Día del Orgullo Primate

1465161_613146605409622_1671306685_n

Todos los 24 de noviembre, fecha en la que se publicó el revolucionario libro El origen de las especies, de Charles Darwin, todos los que conocemos la evolución y la selección natural celebramos desde hace varios años el Día del Orgullo Primate. En diversas universidades e instituciones del mundo, se celebran conferencias y actos conmemorativos. La intención de todas estas actividades es recordar que el ser humano es un animal más, de entre los muchos que existen.
Por cierto, también recordar a los creacionistas que la teoría de la selección natural es algo probado y en vigencia.

1. Nos sentimos orgullosos de ser miembros del orden de los primates. La inclusión en el grupo de los primates no es solo un aspecto taxonómico sino que revela también el parentesco evolutivo que tenemos con los demás primates.

2. Nos sentimos orgullosos de “descender de un simio”. No de una especie de simio actual, sino de un simio extinto, pero simio al fin y al cabo. No nos avergüenza nuestro origen evolutivo.

3. Queremos hacer un reconocimiento al trabajo de los paleontólogos que han ayudado a descifrar nuestros orígenes evolutivos y deseamos que se siga desarrollando el trabajo de los paleontólogos, así como la divulgación de sus investigaciones.

4. Queremos hacer un reconocimiento a todos los biólogos y conservacionistas que trabajan para ayudar a conservar las especies de primates actuales.

5. Queremos declarar que los seres humanos no estamos separados de la naturaleza, sino que somos parte de la naturaleza, ya que nos relacionamos con ella en las interacciones ecológicas y por nuestro origen evolutivo.

6. Manifestamos que nos sentimos orgullosos de ser homínidos y de que nuestros parientes más cercanos sean los simios africanos. La anatomía comparada y la genética nos muestra esta relación filogenética y tal hecho no nos hace menos como seres humanos.

7. Queremos que el conocimiento de los orígenes humanos que nos revela la ciencia esté disponible en todas las escuelas y denunciamos el bloqueo que hacen de ello los grupos fundamentalistas religiosos.

8. Manifestamos que la oposición que hacen los creacionistas respecto al parentesco de los humanos con los demás primates y de nuestra evolución es científicamente deshonesta y responde solamente a intereses doctrinales. Los creacionistas tienen derecho a creer lo que deseen pero no pueden pretender pasar por alto el testimonio fósil, ni del ADN, ni de hacer pasar sus convicciones religiosas como una explicación al mismo nivel de la ciencia.

Evento Día del Orgullo Primate

Luego de diez (10) años de vida frente a un ordenador diseñando y programando sistemas de información que intenten satisfacer las necesidades de los usuarios he decidido enfocar mis conocimientos en mejorar las necesidades propias de los sistemas de información y satisfacer un deseo personal de ir más allá y romper con los paradigmas que aprendí en la universidad.

Haciendo un poco de historia en las décadas de los sesenta y los setenta Edgar Frank Codd trabajó en sus teorías sobre modelado de datos, publicando su trabajo “Un modelo relacional de datos para grandes bancos de datos compartidos” (“A Relational Model of Data for Large Shared Data Banks”). Definió las tres primeras Formas Normales que se aplican para la normalización de sistemas de bases de datos. Además, la Forma Normal de Boyce-Codd lleva el nombre en su honor, acuñó el término OLAP y redactó las doce leyes del procesamiento analítico informático.

Al mismo tiempo Richard Nolan un conocido autor y profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, desarrolló una teoría que impactó el proceso de planeación de los recursos y las actividades de la informática, marcando entre otras cosas, severas diferencias entre “datos” e “información”, pero no fue sino hasta finales de los noventa cuando Davenport y Prusak redefinieron los conceptos actuales y trayendo al escenario el término “conocimiento”.

En una conversación informal, los tres términos suelen utilizarse indistintamente y esto puede llevar a una interpretación libre del concepto de conocimiento. Quizás la forma más sencilla de diferenciar los términos sea pensar que los datos están localizados en el mundo y el conocimiento está localizado en agentes de cualquier tipo (personas, empresas, máquinas…), mientras que la información adopta un papel mediador entre ambos.

Los datos son la mínima unidad semántica, y se corresponden con elementos primarios de información que por sí solos son irrelevantes como apoyo a la toma de decisiones.

La información por otra parte se puede definir como un conjunto de datos procesados y que tienen un significado (relevancia, propósito y contexto), y que por lo tanto son de utilidad para quién debe tomar decisiones (Business Operation, Operación de Negocio).

Por último el conocimiento es una mezcla de experiencia, valores, información y know-how que sirve como marco para la incorporación de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción. Se origina y aplica en la mente de los conocedores. En las organizaciones con frecuencia no sólo se encuentra dentro de documentos o almacenes de datos, sino que también esta en rutinas organizativas, procesos, prácticas, y normas (Business Intelligence, Inteligencia de Negocios).

Hasta este punto tenemos tres elementos relacionados tanto histórica como operativamente, pero debemos tener en cuenta que estamos atados a una continua evolución, es por ello que considero necesario dar un nuevo paso, por eso debemos empezar por establecer nuevos términos enfocados en la importancia de la Inteligencia de Negocios (en inglés BI), en el diseño de sistemas de información y en la necesidad de los mismos para evolucionar, en pocas palabras “hagamos que la información y los sistemas de información cobren vida” de esta forma tenemos cuatro (4) fases que serán la base del nuevo “individuo-información-objeto-dato”, las cuales son: Conceptualizar, Clasificar, Agrupar y Jerarquizar.