Pensamiento Abstracto

Cuando hablamos de abstracción es importante saber que no es un concepto aislado y que ésta no viene por si sola, sino que requiere de algo llamado por los psicólogos el “Pensamiento Abstracto“, éste se puede desarrollar mediante ejercicios sencillos, por ejemplo el planteamiento de analogías: “La abeja es a la colmena como el pájaro al…” en este caso la respuesta que más acertada es “al nido”, como ven, el pensamiento abstracto separa los componentes de la idea asociando (en este ejemplo) al elemento con su lugar de pertenencia.

Otro ejercicio que me encanta son los absurdos verbales en los cuales se tiene una lista de oraciones y hay que responder si son ciertas o falsas, ejemplo: “Las nubes son de plástico” o mi favorito “La Luna es de queso” (siempre respondo que sí a esa última, en honras a mi sentido poético).

Estos ejercicios (y existen de varios tipos) nos permiten separar los conceptos reales de sus imágenes y la forma en que los percibimos, uniendo poco a poco la imaginación con las ideas que no son reales pero se pueden materializar en nuestro pensamiento.

La importancia del pensamiento abstracto es que sirve para afinar detalles, ver un poco más allá de lo que podemos ver, sentir o tocar y ésto permite crear nuevas ideas o conceptos. En el área particular de la programación orientada a objetos (POO) es de gran ayuda ya que permite descomponer en partes los objetos cotidianos y mostrar su propiedades.

Imagen tomada de fotospara.net

Anuncios